Sobre mí

Yo, en todo mi esplendor, en el puerto de Girne (Norte de Chipre), en Noviembre de 2019 – Porque quiero ser siempre así de feliz, ser siempre yo misma.

Soy Isabel, traductora de profesión y cocinera y superviviente de Permeabilidad Intestinal en la vida real. Trabajo desde 2015 en una ONG defensora de derechos humanos como asistente de equipo del departamento de Traducción e Interpretación.
En diciembre de 2020 acabé mi especialización en Dietética y Coaching Nutricional y, en general, me dedico a orientar la alimentación a enfermedades intestinales inflamatorias y autoinmunes estudiando y aplicando el Protocolo Autoinmune (AIP) tras haber vivido mi propia experiencia con problemas digestivos.

Nací en Locarno, Suiza, en 1993, y he vivido en Madrid desde 2011. Sin embargo, cansada del estrés y la contaminación de la ciudad, desde marzo de 2020 vivo en un pequeño pueblo rural. El español es mi lengua materna y el inglés es mi segundo idioma, aunque también hablo alemán y aprendo árabe desde 2013. He vivido en tres países: Suiza, Alemania y España, aunque me gusta decir que mis orígenes se remontan a un pequeño pueblo de la llanura manchega (justo donde vivo en el momento de escribir estas líneas), donde aprendí la importancia de la naturaleza, la familia y el autocuidado.


Me encanta viajar, aprender idiomas, conocer gente nueva y moverme en ambientes multiculturales. Soy PAS (Persona Altamente Sensible), pero inquieta, y me encanta leer y aprender devorando libros y escuchando siempre a aquellas personas que pueden aportarme conocimientos y experiencias enriquecedoras. Soy más introvertida que extrovertida, y una persona muy visual. También soy muy perfeccionista y ordenada, pero me gusta sacar el mayor provecho de mis cualidades y enfrentarme a ellas positivamente.

Mi mayor afición es la cocina y la comunicación. Desde pequeña ayudaba a mi madre a cocinar, sobre todo dulces y postres. Con 16 años me di cuenta de la importancia de la alimentación y empecé a buscar información, a tomar conciencia y a cuidar mi cuerpo. A los 19 descubrí que no toleraba los lácteos y mi forma de pensar acerca de la nutrición cambió radicalmente. Con la idea de mejorar mi calidad de vida y la del planeta, me hice vegetariana. A pesar de todo ello, mis problemas de salud como las alergias, el asma y las intolerancias ocultas que sufría desde los 10 años seguían acompañándome en mi día a día.

A principios del año 2017 empecé a tener problemas emocionales y conocí la ansiedad (la cual me acompaña todos los días desde entonces). Y en verano de ese mismo año también empecé a tener problemas digestivos: distensión abdominal, digestiones pesadas, gases, diarrea, etc. Fui de especialista en especialista de la sanidad pública sin obtener respuestas mientras que mi salud se deterioraba cada día más. En agosto de 2018, gracias a la sintomatología que presentaba, me detectaron Síndrome del Intestino Permeable. Y mi empoderamiento como paciente empezó en ese mismo instante.

Y aquí comenzó mi historia real, mi lucha por cambiar mis hábitos para sobrellevar mi condición y mejorar mi calidad de vida. Una historia que se detalla palabra por palabra en este blog, donde lo viejo se acaba y empieza lo nuevo. Un cuaderno de bitácora que demuestra que los sueños sí se cumplen, puesto que esto que lees es el punto de unión entre la cocina y la comunicación.

¡Que lo disfrutes!