Navidad,  Panes y postres,  Recetas AIP & Paleo

GALLETAS DE JENGIBRE 🎄

Qué hay en mi plato
¡¡Galletas de jengibre!! Las típicas de la Navidad, aunque mejor si tienen forma de muñequito. Sinceramente, podría haberlas hecho con forma de 'gingerbread man' como las auténticas, pero entre unas cosas y otras las dejé en forma de galleta normal. Sin embargo, que esto no te impida a ti hacerlas con forma de muñeco, o de estrella, ¡o de árbol de Navidad! Verás que la masa es bastante consistente y da lugar a trabajar con ella como quieras.
Espera, ¿no lo había dicho aún? Son aptas en PROTOCOLO AUTOINMUNE, es decir, que no tienen huevo como algunas me habíais pedido por ahí. 😉
Tiempo de preparación 20 min
Tiempo de cocción 15 min
Tiempo total 35 min
Plato Postre, Tentempié
Cocina Navidad
Raciones 8 galletas

Ingredientes
  

  • 4 dátiles
  • 1 taza chufa molida o harina de chufa
  • 1/2 cucharadita bicarbonato sódico*
  • 1 cucharadita canela en polvo
  • 5 gramos jengibre fresco pelado
  • Una pizca de sal
  • 1 cucharada gelatina neutra en polvo*
  • 3 cucharadas agua caliente
  • Coco rallado para decorar

Elaboración paso a paso
 

  • Enciende el horno a 180º con calor arriba y abajo.
  • Remoja los dátiles en agua caliente (casi hirviendo). Lo que yo hago es poner los dátiles en un bol y los cubro del agua que caliento en el cueceaguas (el kettle o pava, como lo conozcáis). Y los dejo así mientras mezclo el resto de ingredientes.
  • En un bol grande, añade la chufa (yo la compro entera, así que primero la tengo que moler con un molinillo potente. También vale un procesador de alimentos).
  • Añade después el bicarbonato, la canela, el jengibre fresco rallado (sí, el jengibre lo añadimos rallado) y la sal.
  • Ahora haz el huevo de gelatina. Para ello, mezcla en un bol la gelatina neutra y el agua caliente. Mezcla muy bien con unas varillas, bátelo como si fuera un huevo, y verás que coge una consistencia un poco pegajosa. Viértelo en la mezcla que estamos haciendo con la chufa y las especias y mezcla todo muy bien.
  • Añade ahora los dátiles. Puedes antes triturarlos para hacer una pasta, o simplemente pelarlos (para que sean más fáciles de digerir) y cortarlos en trozos muy pequeños. Añádelos a la masa y mezcla con tus manos hasta que esté todo bien integrado.
  • Ahora, haz bolitas del tamaño que quieras (yo me guío con una cuchara), colócalas sobre un papel vegetal sobre la bandeja del horno. Cuando las tengas listas, aplasta una por una.
  • Ponles por encima un poco de coco rallado e introduce en el horno durante 15 minutos (el tiempo que os pongo aquí es aproximado, ya que cada horno es un mundo. Así que lo ideal es que las revises pasadas los 10 minutos para que no se te quemen, y las saques cuando empiecen a tener los bordes dorados).
  • Déjalas enfriar sobre una rejilla y en un rato estarán listas para comer. 🙂

Notas

Sobre la gelatina:
Yo siempre recomiendo usar una gelatina orgánica procedente de animales bien tratados. Un ejemplo sería esta de ternera: ver aquí.
Como soy consciente de que es un producto caro y, a veces, poco accesible, también podéis usar la típica de la marca Royal que podéis encontrar en cualquier supermercado: esta de aquí.
NOTA IMPORTANTE:
Ojo con el bicarbonato que usáis en la cocina. Normalmente están procesados con aluminio, por lo que sería ideal si podéis conseguir un bicarbonato sódico libre de aluminio como este de aquí: clicar.
Keyword AIP, Galletas sin gluten, Sin huevo

Isabel es la persona detrás de Qué hay en mi plato. Es graduada en Traducción e Interpretación inglés/alemán/español y también es especialista en Dietética y Coaching Nutricional con enfoque hacia las enfermedades autoinmunes. Su principal objetivo es restaurar la microbiota y la salud digestiva. Tras su diagnóstico en Permeabilidad Intestinal y sus síntomas de Síndrome del Intestino Irritable, sumado a amenorrea hipotalámica funcional, Isabel inició un viaje a través del Protocolo Autoinmune Paleo y un estilo de vida saludable que mejoró su condición en casi un 100%, revirtiendo casi todos los síntomas. Su objetivo ahora es poder compartir toda la información de la que dispone como paciente empoderada para que más personas puedan beneficiarse de ello y mejorar su calidad de vida a través de una alimentación y hábitos de vida saludables.

6 comentarios

  • Cristina

    Gracias por tus aportes.

    Consulta, ¿la harina de chufa por cuál se puede reemplazar? Porque no encuentro, al menos, acá en Santiago de Chile.

    Un abrazo fraterno.

    • Qué hay en mi plato

      ¡Hola, Cristina!
      Muchas gracias por tu pregunta.
      Si las toleras, la harina de almendra o la harina de avena serían fantásticas sustitutas de la harina de chufa.
      Si estás en AIP y esto no es posible, puedes probar con la harina de yuca, aunque para ello tendrás que doblar la cantidad de dátiles o sustituirlos por miel, con la intención de endulzar más porque la yuca es menos dulce.
      Espero haberte ayudado.
      ¡Un beso!

  • Natàlia

    Hola Isabel,
    Hoy hemos intentado hacer las galletas de jengibre que tan buena pinta tienen. ¡Todo ha ido bien hasta que hemos hecho el huevo con gelatina en polvo! Ha quedado una masa gomosa, ¡imposible de mezclar con la harina y el resto de ingredientes! ¿Cómo tiene que quedar para que pueda servir para unificar los ingredientes? Hemos puesto las tres cucharadas de agua y una de gelatina en polvo. A ver si nos puedes ayudar, ¡¡gracias!!

    • Qué hay en mi plato

      ¡Hola, Natalia!
      Muchas gracias por tu comentario.
      Vaya, ¡a nadie más le ha pasado! La idea es que quede un líquido muy espeso porque tiene que unificar las galletas, así que yo creo que lo habéis hecho bien (quizás a la próxima puedas añadir una cucharada más de agua), pero el agua no estaba lo suficientemente caliente o habéis dejado que el «huevo» se enfríe. Cuando tengáis el huevo de gelatina hecho, con agua bien caliente (no hirviendo, pero sí muy muy caliente), ponerlo deprisa en la mezcla y mezclar todo muy bien para que el huevo esté bien integrado antes de que empiece a enfriarse.
      Siento mucho que no os haya salido a la primera… ¡qué rabia! 🙁 ¿Cómo lo habéis solucionado? Si podéis comer huevo, quizás aún podáis salvar la masa añadiendo un huevo y así no perder los ingredientes. ¡Ya me cuentas!
      Un abrazo,
      Isa

  • NATALIA

    ¡Hola, Isabel!
    Pues lo arreglamos añadiendo un huevo (menos mal que nos funcionó la intuición 🙂 ). ¡Y la verdad es que están ricas! La próxima vez tendremos en cuenta lo de que el agua esté suficientemente caliente y que no se enfríe el «huevo». Creo que es esto lo que falló.
    Muchas gracias. Salut,
    Nat

Responder a Cristina Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating