Recetas AIP & Paleo,  Varios

YOGUR DE COCO

Qué hay en mi plato
Siete fueron los intentos que necesité para aprender a hacer yogur de coco AIP. Así que te pido paciencia si no te sale ni a la primera, ni a la segunda, ni quizás tampoco a la tercera.
En general, son tantos los detalles a tener en cuenta a la hora de hacer cualquier yogur, que es muy fácil que no salga bien. El proceso de elaboración parece complicado, pero al final es lo más sencillo del mundo.
Después de probar algunos probióticos que no funcionaban, haberme comprado una yogurtera, haber espesado la leche o, incluso, haberla calentado para activar los probióticos… La solución más sencilla es la que os voy a describir a continuación. Ninguna máquina ni truco mágico me ha funcionado hasta que no he ido a lo fácil.
Después de haber probado, también, varias recetas de yogur de coco que circulan por ahí… Me quedo con la mía propia. Éxito asegurado.
No te olvides de mirar las notas de la receta, abajo del todo, donde te cuenta algunas cosas que son esenciales para la elaboración del yogur.
Tiempo de preparación 5 min
Tiempo de fermentación aproximado 12 h
Tiempo total 12 h 5 min
Plato Desayuno, Postre
Raciones 8 yogures

Equipment

  • 1 tarro de cristal con tapa de 1 litro
  • 1 cuchara de madera
  • 1 trapo o manta

Ingredientes
  

  • 1 litro leche de coco espesa*
  • 4 cápsulas probióticos vegetales*

Elaboración paso a paso
 

  • Lo único que tienes que hacer es trasladar el litro de leche al tarro de cristal, asegurándote de que cae todo lo que haya en el brick/lata.
  • Añade las 4 cápsulas de probióticos. ¡Pero no enteras! Tienes que abrirlas y añadir a la leche solamente el polvito de dentro de la cápsula.
  • Cierra el tarro con la tapa y agita todo muy bien para que se mezcle la leche con los probióticos.
  • Cuando creas que ya está mezclado, abre la tapa del tarro un poco, tapa con el trapo y guárdalo en un armario de la cocina, en la oscuridad. Mi truco es ponerlo en el armario justo al lado del horno. Así, si encendemos el horno, aprovecho el calor que desprende para que la fermentación del yogur sea un poco más rápida. Pero si esto no es posible, no pasa nada, solo que la fermentación será más lenta y ya está.
  • Fermentación: el tiempo mínimo que yo tengo el yogur fermentando son 10 horas en verano. El máximo ha sido 17 horas en invierno.
    Pasadas las 8 horas, recomiendo revisarlo. Le quitas un poco el trapo, lo abres y lo hueles. Empezará ya a oler a yogur, así que a partir de aquí puedes comprobarlo cada 1-2 horas oliéndolo hasta que tenga el olor a yogur deseado.
  • Corta la fermentación cerrando el bote con su tapa y poniéndolo en la nevera, donde durará bastantes días. Una semana es lo máximo que lo he tenido yo en perfectas condiciones.
  • Me encanta porque el espesor que toma mi yogur es totalmente natural. Como digo, no uso ningún espesante, y esto hace que pueda utilizarse de cualquier manera, como veis en esta imagen, en la que puse el yogur sobre una rebanada de bizcocho de plátano.

Notas

Toma nota de las siguientes especificaciones:
  • Es obligatorio que la leche de coco sea solo coco y agua, y el contenido de coco debe ser mayor a un 70%. Si es menor, el yogur no saldrá espeso y quizá tengas que pensar en espesarlo con almidón de tapioca, arrurruz o kuzu. Si la leche lleva algo más que no sea coco o agua, el yogur no va a salir bien. Cualquier espesante, aditivo o conservante va a interferir en la fermentación de las bacterias. La leche de coco que yo uso es la de la marca Grace que puede encontrarse en Amazon. Pero actualmente no está disponible o ya no está a la venta.
  • Los probióticos no pueden ser cualesquiera, es necesario que indiquen que son para preparar leches vegetales. Si los probióticos son «para preparar cualquier yogur», estarán indicados para hacer, más bien, yogur con leches de origen animal, así que tu yogur de coco no saldrá bien. Esta es la marca de probióticos que yo uso: clicar aquí para ver.
Keyword AIP, Desayuno, Postres saludables

Isabel es la persona detrás de Qué hay en mi plato. Es graduada en Traducción e Interpretación inglés/alemán/español y también es especialista en Dietética y Coaching Nutricional con enfoque hacia las enfermedades autoinmunes. Su principal objetivo es restaurar la microbiota y la salud digestiva. Tras su diagnóstico en Permeabilidad Intestinal y sus síntomas de Síndrome del Intestino Irritable, sumado a amenorrea hipotalámica funcional, Isabel inició un viaje a través del Protocolo Autoinmune Paleo y un estilo de vida saludable que mejoró su condición en casi un 100%, revirtiendo casi todos los síntomas. Su objetivo ahora es poder compartir toda la información de la que dispone como paciente empoderada para que más personas puedan beneficiarse de ello y mejorar su calidad de vida a través de una alimentación y hábitos de vida saludables.

4 comentarios

  • Ana

    ¡Hola, Isa! Gracias por tus ricas recetas. Me encanta el yogur de coco. Hace poco probé a hacer, pero no me funcionó (era la primera). Quizá no usé bastante probiotico, no removí bien o hacía mucho frío, pero lo dejé 30 horas y no olía a yogur…

    Te quería preguntar si serviría la leche de coco en lata de Mercadona y si podría hacer la receta a la mitad (500 ml de leche y 2 cápsulas de probióticos). Se supone que resultaría igualmente, ¿no? Para no gastar tanta cantidad por si no me sale…

    Otra cosa, quizá yo use cuchara de metal para mover y, aunque puse una servilleta entremedias, la tapa era de metal y cerré. Debería haber dejado abierto supongo. Ya me dices, ¡gracias!

    • Qué hay en mi plato

      ¡Hola, Ana!
      Muchas gracias por tu comentario. 🙂
      Vaya, qué raro que no te oliera a yogur después de 30 horas. ¿Le pediste a alguien más que también lo oliera, para que te diera su opinión? Yo siempre hago esto, es muy buen truco para asegurarte de que realmente hueles o no hueles a yogur.
      La leche en lata de Mercadona no sirve porque visto que lleva las temidas «E», que son aditivos, por lo que te aconsejo evitarla. Mejor busca en herbolarios o, incluso, en tiendas asiáticas y latinas. Ahí a veces tienen leches de coco en brick y lata y que no contienen nada extraño.
      Una cosa muy importante: en las instrucciones de la receta, especifico el uso de una cuchara de madera. Mientras los fermentos estén «creciendo» (antes y durante la fermentación), es imprescindible usar una cuchara de madera para remover. Te aconsejo usar un tarro como el que ves en la imagen, pero si no te es posible, en lugar de una servilleta, usa un trapo para que sea más amable con los fermentos. Y lo mejor es que dejes el yogur abierto, ¡pero no del todo! Sino que tienes que poner la tapa y dejar una rajita para que los fermentos respiren.
      Cuéntame si todavía te quedan dudas. Intentaré ayudar en lo posible <3
      Un beso grande,
      Isabel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating