Platos principales,  Recetas AIP & Paleo

CREMA DE CALABAZA

Qué hay en mi plato
La calabaza es la verdura estrella de la temporada de otoño. Para mí es una de mis favoritas, sobre todo porque la mayoría de calabazas que consumimos en casa son las que cría mi padre en su propio huerto. ¡Y se nota! Por lo general, tienen un sabor más intenso.
Y la receta estrella con calabaza es… ¡Sí! La crema de calabaza. Una receta súper sencilla y totalmente apta en el Protocolo Autoinmune. Además, esta receta que te traigo aquí tiene un ingrediente especial: el kuzu. ¿Por qué? Porque actúa como espesante, por lo que esta crema de calabaza te quedará especialmente densa y cremosa, ideal para disfrutar en estos días en los que se acerca el frío y el invierno.
Tiempo de preparación 15 min
Tiempo de cocción 20 min
Tiempo total 35 min
Plato Acompañamiento
Cocina Mediterránea
Raciones 4 raciones

Ingredientes
  

  • 1 calabaza de tamaño medio
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita cúrcuma en polvo
  • Sal al gusto
  • 2 cucharaditas kuzu
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Agua

Elaboración paso a paso
 

  • En una olla (yo lo hice en mi robot de cocina, en el que el procedimiento es el mismo), cubre la base con el aceite de oliva virgen extra.
  • Pela y trocea la cebolla y échala en la olla cuando el aceite esté caliente y lo hayas bajado a fuego medio-bajo.
  • Mientras la cebolla se sofríe, pela los ajos y pártelos por la mitad (quítales el tronco del centro si lo tienen, esto hace que el ajo no se repita) y añádelos a la olla con la cebolla.
  • Deja que esta mezcla se haga durante unos minutos y, mientras tanto, pela la calabaza y córtala en tacos grandes. Echála en la olla y deja que se sofría unos segundos para que coja el sabor de la cebolla y el ajo.
  • Después, añade agua hasta cubrirlo todo, tapa la olla y deja que hierva durante 20 minutos aproximadamente. Puedes comprobar si la calabaza está lista pinchándola con un tenedor. Si está blanda, ya puedes apagar el fuego.
  • Desecha la máxima cantidad de agua que puedas. Si queda un poco, no pasa nada. Este agua la puedes guardar para hacer caldos o ponerla en otras mezclas y potenciar el sabor de tus platos.
  • Ahora es el momento de batir. Pero antes, añade la sal, la cúrcuma y el kuzu. Tritura todo junto hasta que no quede ningún grumo. ¡Y lista para disfrutar!
  • Si te sobra, puedes congelarla. En la nevera aguanta hasta 3 días guardada en un bote de cristal.
Keyword AIP, Sin lácteos

Isabel es la persona detrás de Qué hay en mi plato. Es graduada en Traducción e Interpretación inglés/alemán/español y también es especialista en Dietética y Coaching Nutricional con enfoque hacia las enfermedades autoinmunes. Su principal objetivo es restaurar la microbiota y la salud digestiva. Tras su diagnóstico en Permeabilidad Intestinal y sus síntomas de Síndrome del Intestino Irritable, sumado a amenorrea hipotalámica funcional, Isabel inició un viaje a través del Protocolo Autoinmune Paleo y un estilo de vida saludable que mejoró su condición en casi un 100%, revirtiendo casi todos los síntomas. Su objetivo ahora es poder compartir toda la información de la que dispone como paciente empoderada para que más personas puedan beneficiarse de ello y mejorar su calidad de vida a través de una alimentación y hábitos de vida saludables.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating